Vocería


 

Yo creo más en el mensaje que en la información. Generalmente ante eventos mediáticos las empresas por presión o temor, se apresuran a preparar comunicados y a organizar conferencias suministrando información que no satisface a sus audiencias, que no dice lo que debe decir o complicando más las cosas, muchas veces mediante un vocero que genera rechazo.
El principal mecanismo de comunicación de toda empresa, organización o individuo debe ser testimonial. Lo que las empresas o personas hacen, es mucho más importante que lo que dicen. Hablar con acciones, es más que explicar o comunicar una posición coyuntural. Se trata de enviar mensajes efectivos, una posición de principios.
Nunca debes sentirte obligado a complacer a tus audiencias y decir lo que quieren escuchar. Antes de escribir una nota de prensa o lanzar un tuit, hay que pensar en acciones y decisiones, que expresen una posición clara, con contenidos de valor, que transmitan un mensaje robusto, tanto o más que tácticas de relaciones públicas o de mercadeo.
El silencio también es una forma de hablar, pero su administración es compleja y generalmente está condicionado al riesgo de consecuencias mayores.
Identifiquemos las fortalezas que deben comunicarse sistemática y cotidianamente, no solo durante una crisis. Revisemos esas acciones cotidianas que te definen bien o mal ante la gente. Vamos a prepararnos para ser una voz confiable, que tus audiencias te reconozcan sin dudar. Administremos sabiamente los silencios. Entrénate y entrenemos a tu equipo para ser voceros y eficaces embajadores de tu marca.